2017 06 nov
Empresa / Artículos / Recuperar la ilusión Autor: Jorge Mas

En el año 2007, se inicia una gran crisis que nos afecta de tal manera que muchas empresas deben cerrar y donde la economía vive un gran retroceso. Simplificándolo en 2 líneas sin entrar en detalles de los acontecimientos del 2007 al 2016, estos son los hechos, donde han dejado algunas secuelas además de una situación económica muy negativa. 

Familias Empresarias han visto cómo sus negocios han perdido gran parte de sus activos, otros han tenido que cerrar y algunos han sobrevivido con una gran dificultad. Las consecuencias de esta drástica cronología, han sido perder en muchas ocasiones el estado de ánimo, conflictos emocionales, conflictos de pareja y familia, (que ya sabemos que cuando hay problemas económicos las discusiones pueden ser más frecuentes, angustias en las negociaciones con los bancos, proveedores, acreedores, problemas de liquidez, y un sin fin de adversidades.

Siempre digo que ser Emprendedor o Empresario, ya sea gestionando una tienda o una gran empresa, es un deporte de alto riesgo, ya que las taquicardias están a la orden del día, por eso hay que hacer deporte y llevar una buena alimentación, para combatir tan duro esfuerzo. Contra las secuelas emocionales, el deporte es también una buena ayuda.

A partir del 2016 se ha notado una mejora en la economía, que obviamente ha influido en la recuperación del consumo. Un dato significativo para mí es cuando el sector de la automoción e inmobiliario crece, son buenos síntomas para entender que el consumo en breve mejorará.

Cuando los condicionantes externos son favorables, la gestión interna de un establecimiento o empresa son claves para aprovechar la tendencia alcista y ver una mejora sustancial de sus ventas, de lo contrario no notaran una mejora, incurriendo en errores internos de gestión.

Siempre he querido diferenciar entre crisis interna vs crisis externa. La primera depende de la gestión que realiza la propia empresa, como uno es capaz de salir adelante. La segunda es aquella que hace que las tiendas o compañías a veces se vean incapaces de todo y aun realizando una buena gestión interna.

Pues bien, desde el 2016, podíamos empezar a decir con la boca grande que la crisis externa estaba llegando a su fin para poder empezar a disfrutar de un mercado alcista.

Este año 2017 la ciudad de Barcelona ha recibido un duro golpe, en agosto del 2017 vivió uno de sus peores momentos del siglo XXI, con los atentados sucedidos en la Rambla. La ciudadanía se volcó con una gran ejemplaridad en actos de solidaridad y ha sabido encajar este gran duro golpe, muy a nuestro pesar. El consumo se vio afectado momentáneamente, pero posteriormente dio síntomas de normalidad.

Por razones distintas desde el 1 de octubre se vive en la ciudad de Barcelona una situación que no sabemos dónde nos va a llevar, y que nos está angustiando. Pero lo que sí que sabemos son sus consecuencias actuales, una bajada del consumo estrepitoso, bajada del estado de ánimo, crispación, preocupación e incertidumbre económica futura, el objetivo del artículo es emprender la reconstrucción, reflexionando en soluciones futuras para mejorar la situación actual. 

Después de casi 10 años en crisis simplemente el hecho de ver un futuro sin salida a una nueva crisis, se hace difícil de asimilar, por 2 motivos el primero es económico, ya que tantos años de agonía, puede hacer que no muchas empresas aguanten una segunda crisis, y el segundo motivo es anímico, el más relevante para salir adelante, es la llamada perdida de ilusión.

Creo enérgicamente que la ilusión no la podemos perder nunca, pero lo que sí que creo que debemos reflexionar en el enfoque, sin negocio no hay riqueza y sin riqueza la economía no mejora.

Debemos de ser fuertes y recuperar la mentalidad del 2007, una mentalidad que nos enfoca en nuestras compañías y en lo necesario para hacerlas mejor y sostenibles. Actualmente estar descentrado en otros aspectos puede hacer que el corazón nos haga perder la cabeza y nuestro negocio.

Creo enérgicamente que la ilusión no la podemos perder nunca, pero lo que sí que creo que debemos reflexionar en el enfoque, sin negocio no hay riqueza y sin riqueza la economía no mejora.

Debemos de ser fuertes y recuperar la mentalidad del 2007, una mentalidad que nos enfoca en nuestras compañías y en lo necesario para hacerlas mejor y sostenibles. Actualmente estar descentrado en otros aspectos puede hacer que el corazón nos haga perder la cabeza y nuestro negocio.

Algunas sugerencias.

1. Márcate objetivos de ventas para el 2018

2. Márcate objetivos de comunicación con tu equipo

3. Márcate objetivos para hablar más en positivo

4. Evita personas negativas

5. Evita hablar de temas que te indignen

6. Comunica con una sonrisa

7. Rodéate de gente altamente positiva

8. Valora a los demás 

9. Felicita a tu equipo con asiduidad

10. Reconoce el esfuerzo

11. Premia los resultados

12. Olvídate de un mundo mejor y piensa en cómo mejorar tu entorno más cercano

13. Trabaja más horas de lo habitual

14. Sueña despierto

15. Sueña en que empresa o tienda quieres tener

Si pones en práctica estas 15 sugerencias te aseguro que tu estado anímico va a mejorar en pocas semanas.

Piensa que sin ilusión no avanzamos, recupera tu ilusión e influye en  los demás ilusión.





2017 05 nov
Empresa / Artículos / Aprovecha el talento millenial para transformar tu empresa Editor: CREARMAS E+G

Sin lugar a dudas los Millennials son una generación de consumidores y empleados que exigirán la transformación de las empresas. Nuevos hábitos, nuevas necesidades y demandas los hacen atractivos para unos e incomprensibles para otros. Decir Millennials es hablar de los nacidos entre 1981 y 1995, entraron en el milenio en plena prosperidad económica, y representarán el 75% de la fuerza laboral en 2025.

Internet, el móvil y las ‘apps’, las redes sociales… son herramientas naturales para estos jóvenes en su día a día: compran, hacen transacciones, comparten productos y servicios. Es una forma de vida que hace más global el mercado.  Son adictos al móvil y a las tecnologías, con una media de tres horas diarias enganchados a estos dispositivos, lo que está ocasionando enfermedades denominadas de origen millennial.

Los millennials se están haciendo hueco en el mercado laboral y están cambiando las reglas del juego. Su influencia es cada vez mayor y hay que tenerlos más en cuenta porque de ellos depende el futuro de la situación laboral. Es por eso que muchas empresas reclutan cada vez más a jóvenes millennials para asegurarse su futuro y dar aire fresco a la situación laboral que se ha estancado por la crisis económico mundial de estos últimos años. Eso sí, los millennials en las empresas son diferentes y sus características ante el mundo laboral los hacen únicos.

A partir de aquí surgen muchas preguntas –de todo tipo– que en estos momentos no tienen fácil respuesta. Por ejemplo, ¿cómo serán los espacios laborales?, ¿aceptará trabajar entre cuatro paredes? ¿qué le pedirá un trabajador a sus rutinas profesionales?, ¿qué esperará un jefe de sus colaboradores? ¿y un colaborador de sus jefes?, ¿cómo la tecnología transformará la cultura corporativa?... En definitiva: ¿cómo trabajaremos más allá del 2020?

Las empresas menos maduras en el ámbito digital deben comenzar a reflexionar  y realizar una apuesta seria sobre este tema, ya que de lo contrario se quedarán atrás. Esto a corto plazo les generará, un gran coste en materia de pérdida de talento. La adaptación al mundo digital es un imperativo para las compañías actuales. 

No obstante, estas transiciones no están exentas de dificultades. Cambios de estas características afectan a todas las facetas de una empresa y frecuentemente también a la cultura empresarial de la misma. Esta nueva generación de trabajadores,  requiere nuevos modelos de liderazgo en las empresas. Vienen con costumbres y expectativas laborales muy diferentes a las de sus hermanos mayores. Valoran especialmente el ambiente de trabajo y la libertad para tomar decisiones, y son conscientes de que tendrán que actualizar su formación durante toda su vida laboral.

Por tanto, está claro, que para aprovechar el valor de esta nueva generación, la "antigua" generación empresarial se debe preparar para tenerlos en su plantilla. Debe pensar más allá del elemento presencial en el lugar de trabajo como la única vara de medir la productividad de sus empleados. Herramientas que van más allá de un correo electrónico pueden proporcionar nuevos valores añadididos a la comunicación. Un horario flexible dará lugar a nuevas formas de organizarse. 

De esta generación de ‘millennials’, los empresarios esperan que estén más al día de las nuevas tecnologías que los empleados mayores. Suele ocurrir que si aparece una nueva aplicación en el mercado, los más jóvenes la conozcan antes, que también sean usuarios de redes sociales antes que ellos estén presentes en ellas y, en general, estén más al día de las nuevas tendencias. Por ello se da una curiosa relación en las oficinas actualmente ya que no solo son los veteranos los que enseñan el funcionamiento de la empresa a los jóvenes que llegan nuevos, sino que ellos también tienen que ser los ‘profesores’ de los mayores en muchas ocasiones.

Y ya en este punto llega la pregunta final... ¿Has empezado ya tu proceso de transformación?

  

 





2017 22 oct
Empresa / Artículos / No descuidar la pirámide de Maslow Editor: CREARMAS E+G

¿Alguna vez has probado a organizar las cosas que necesitas según la prioridad que éstas tienen para ti? Hace más de 70 años, un psicólogo estadounidense sugirió una organización, por escalafones, de todas nuestras necesidades. Esta organización se popularizó bajo el nombre de Pirámide de Maslow.

La pirámide de Maslow es una teoría psicológica que organiza  jerárquicamente las necesidades y motivaciones del ser humano. La pirámide está organizada en 5 niveles desde abajo hacia arriba. Primero se satisfacen las necesidades más básicas para luego ir cambiando a los siguientes tipos de necesidades.

¿Cómo funciona la pirámide?

En realidad la pirámide describe un orden de prioridades lógicas de tipos de necesidades. Primero cubrimos las necesidades más básicas, para poder después satisfacer otras necesidades más avanzadas en la jerarquía de la pirámide de Maslow.

Maslow clasifica las necesidades de las personas en 5 niveles:

  • Fisiológicas: Alimento, agua, temperatura adecuada, descanso, etc.
  • Seguridad: Un hogar, estabilidad en el puesto de trabajo, ausencia de dificultades económicas y acontecimientos imprevisto, estabilidad persona, etc.
  • Sociales: Necesidad de relacionarse, de quedar con amigos, de pertenecer a un grupo social, interacción, afecto, amor, etc.
  • Estima: Sentirse querido por los demás y por uno mismo (autoestima) y reconocimiento externo.
  • Autorrealización: Desarrollo del propio potencial para llegar a ser aquello que se es capaz de ser, superar obstáculos, alcanzar objetivos marcados, capacidad de superación.

La Pirámide de Maslow en las Empresas

En el ámbito empresarial se podría establecer un esquema similar que jerarquice las necesidades de pequeñas y medianas empresas. 5 niveles que las compañías deberán ir completando y satisfaciendo y en los que cada empresa debe encontrarse para buscar su último objetivo: la autorrealización que beneficie a trabajadores, propietarios, consumidores y, por qué no, al conjunto de la sociedad.

Por regla general, cuando una persona quiere trabajar, va a estar muy preocupada por recibir un salario. Pero no solo necesitará de su empresa una fuente de ingresos; la compañía debe proporcionar unas condiciones y un lugar para poder cumplir con el trabajo, como una oficina, o unas instalaciones para comer y/o descansar (necesidades fisiológicas).
 
Cuando estas primeras necesidades estén cubiertas, el trabajador se ocupará de asentarse y de disponer con su profesión de ciertos recursos fijos y de un ambiente laboral seguro y estable (seguridad). Por un lado, el empleado querrá acceder a una vida saludable; disponer, por ejemplo, de determinadas garantías en prevención de riesgos y seguridad laboral (acción preventiva, higiene, ergonomía…). Además, buscará y se mantendrá en su trabajo según la estabilidad financiera de la empresa, su consolidación en el sector y la confianza que transmita la gerencia hacia fuera – mercado – y hacia dentro -trabajadores-. El empleado, por tanto, orientará sus decisiones a encontrar desarrollos profesionales sólidos y que protejan sus intereses.
 
Una vez alcanzadas estos niveles básicos, el empleado va a querer satisfacer sus necesidades de afiliación. Las relaciones interpersonales en el trabajo son necesarias y efectivas. Si la empresa potencia la cooperación entre trabajadores, aumentará el rendimiento y generará un buen clima laboral. La comunicación a la hora de gestionar los planes de la empresa es importante; los empleados deben sentirse tenidos en cuenta para fomentar un sentimiento de pertenencia.
 
El empleado, posteriormente, desarrollará nuevas motivaciones y buscará ser exitoso en su trabajo, es decir: luchará por el reconocimiento de su labor. Si la empresa y sus compañeros reconocen el mérito de su trabajo, el trabajador aumentará su confianza. Tanto la imagen que tiene el resto como la que tiene él de sí mismo será positiva y reforzará su personalidad, llevándolo en una sola dirección posible: hacia el éxito.
 
En el último nivel a alcanzar, el de la autorrealización, el empleado querrá prosperar a nivel personal, y para ello debe ser un experto en lo que hace. Puede que necesite un trabajo difícil o un entorno menos supervisado en el que desarrollar su creatividad y gestionar los problemas a su manera. La empresa consciente de que el empleado puede promover y crear ideas para mejorar el negocio le proporcionará la situación adecuada, liberando el potencial del trabajador.

Es por esta rezón que cada vez más organizaciones lo tienen claro: el trabajador optimista rinde más. Los empleados felices permanecen el doble de tiempo en sus tareas, tienen un 65% más de energía y su vinculación a la empresa es mayor, según un estudio del IOpener Institute de Oxford. Por eso aumentan las empresas que deciden medir su felicidad. Una tendencia incipiente –son una minoría todavía las compañías que invierten en ello-, pero que poco a poco va calando en la conciencia de las corporaciones.

Pero la mayoría de las empresas no están por la labor de generar un buen clima de trabajo. Tienes la creencia de que no está en sus manos, sino en la de los empleados y al hecho de que no son conscientes del impacto que tienen sus políticas, sus prácticas o sus estilos de dirección en el ambiente laboral.

Las consecuencias de la desmotivación en la empresa son muchas y diversas que dependerán de factores y circunstancias diferentes, pero es importante tener en cuenta que la desmotivación laboral es uno de los comportamientos más “tóxicos” para la salud de una empresa (junto con la mala comunicación).

La insatisfacción laboral tiene como consecuencia la pérdida de rendimiento de los trabajadores y descenso de la productividad de la empresa. La insatisfacción conduce a la desmotivación o falta de interés por el trabajo, lo cual puede llevar al empleado a la apatía, incumpliendo sus funciones habituales.

Por estos motivos las empresas deberían prestar atención a los principales paradigmas que Maslow expuso, y pensar en sus empleados como su principal activo, ofreciéndoles y facilitándoles las "escaleras" necesarias para poder ascender a los diferentes niveles de la pirámide de forma gradual.

 






























2017 08 oct
Empresa / Artículos / Tener una visión global para tenerlo más fácil en el local. Editor: CREARMAS E+G

Cada año, cientos de empresas se ven obligadas a cerrar sus puertas. Miles de proyectos de emprendedores se frustran. ¿Motivos? Muchos y muy variados. Pero algo que muchos de estos proyectos frustrados tienen en común, es la ausencia de una visión global. Los profundos cambios que se están produciendo en el sector retail, dejan a las microempresas minoristas en una posición cada vez más difícil.

¿Pero, que es visión globlal? De forma genérica podemos entender que tener una visión global de las cosas es ante todo comprender una situación con una visión 360º y en 3 dimensiones. Tener una visión global es importante porque demuestra un nivel de madurez del profesional que la tiene, y asegura una toma de decisiones más certera.

Carecer de visión global es como caminar mirando hacia los pies, sin ver lo que se pone por delante y quedando a expensas de lo que el destino le depare al negocio, en lugar de dirigirlo, La visión end to end significa ser capaz de hacer en cada momento lo que hay que hacer y de saber el impacto que tendrá cada acción en los procesos , tanto por acción como por omisión. 

Por lo tanto, en la actualidad, una estrategia de relación global con el usuario o consumidor final se convierte en una ventaja competitiva para aquellos que le concedan la debida importancia. Para mejorar tus técnicas empresariales no necesitas saberlo todo, pero sí que hay algo sobre lo que se asienta el futuro de tu negocio y es tomar decisiones acertadas, lo que depende directamente de tu mentalidad empresarial.

Tienes que conocer el entorno en el que te mueves; los factores sociales, económicos, culturales, políticos, demográficos, etc., de la zona de influencia de tu negocio, para saber los aspectos que te afectan.

Además tienes que conocer a tu competencia y a tu no competencia, es decir, qué negocios tienes alrededor, que ofrecen, cómo trabajan, cuáles son competencia directa o indirecta, cuáles pueden ser complementarios o suponer un apoyo al tuyo. Cuanto más sepas de todo lo que sucede a tu alrededor (competidores, tendencias…), mayores serán las posibilidades de éxito.

Y, por supuesto, analizar tu empresa y conocer sus debilidades y fortalezas.

No es lo mismo darse a conocer, conseguir notoriedad, incentivar las ventas, fidelizar clientes o crear imagen de marca…

Por tanto, si no tienes claro lo que quieres conseguir con cada acción de comunicación, te resultará muy difícil elegir las herramientas, los canales y el mensaje adecuados.

 





2017 22 sep
Empresa / Artículos / Lovework. Si no eres feliz en el trabajo nunca podrás dar tu mejor versión como profesional Editor: CREARMAS E+G

Sobre el ‘Lovework’ se han editado un libro y un disco de música. Con los temas del CD se valora la forma de trabajar felíz, hacer bien y a gusto las cosas para que al final salgan bien. Con el libro vuelve la formación para los directivos, para los líderes y su relación con los subordinados, para aumentar la motivación o no estropearla.

En el caso del libro, se trata de establecer un ambiente en las instituciones para encontrar la felicidad en el trabajo. El libro de moda para la empresa, la solución a los problemas actuales de bajo liderazgo y baja motivación en el trabajo Creo, sinceramente, que éste uno de los grandes retos del tiempo que vivimos.

Por tanto, y voy a decir algo muy obvio, no se trata de felicidad en la empresa, sino de personas felices trabajando. Y trabajar felizmente pasa básicamente por dos cosas. En primer lugar, trabajar desde la responsabilidad personal y encontrando o poniendo sentido y ganas a lo que estamos haciendo. Salir motivados de casa.

Cada vez más organizaciones lo tienen claro: el trabajador optimista rinde más. Los empleados felices permanecen el doble de tiempo en sus tareas, tienen un 65% más de energía y su vinculación a la empresa es mayor. Por eso aumentan las empresas que deciden medir su felicidad. Una tendencia incipiente –son una minoría todavía las compañías que invierten en ello-, pero que poco a poco va calando en la conciencia de las corporaciones.

Pero ahora, la insatisfacción y la falta de oportunidades marcan nuestro mercado laboral, convirtiendo a un gran número de trabajadores en “trabajadores zombies”, que van a trabajar como consecuencia de una rutina que los consume inexorablemente, y ven mermada su capacidad de disfrute por el desgaste a que están sometidos en sus puestos de trabajo, fruto de la insatisfacción que les provocan sus condiciones laborales. Como estas personas no detectan posibilidades reales de marchar de la empresa, no les queda otra que aguantar en su trabajo, aunque se declaren infelices y desmotivados.

Y de esta forma, el rendimiento, y por ende la productividad de la empresa baja. De hecho, casi cuatro de cada diez trabajadores del mercado laboral español estaría dispuesto a percibir un sueldo menor a cambio de mayor felicidad, a pesar de que todos ellos valoran recibir un pago justo por su trabajo.

Por eso cada organización debe esforzarse por crear un excelente clima, en donde el empleado sienta automotivación y se esfuerce por mejorar su trabajo y sus deseos de hacer las cosas bien. 

Darlo todo por el trabajo es fácil si lo que das es lo que recibe un equipo de personas fantástico que valora y aprecia lo que estás haciendo. Así, casi cualquiera es feliz con el trabajo. Sin darle muchas más vueltas, se nota a la legua quién es feliz trabajando y quién no. Se nota a la hora de implicarte en el día a día, cuando resuelves tal o cual tarea que incluso no te compete, o bien ofreciéndote para resolver dudas de los compañeros, cuestiones pendientes, lo que sea. La felicidad en el trabajo se nota.

"Un trabajador feliz es amable, sabe trabajar en equipo y antepone los intereses de los compañeros a los suyos."

 





2017 08 sep
Empresa / Artículos / Los valores son clave para progresar adecuadamente. Influye en valores. Editor: CREARMAS E+G

En momentos como los actuales, caracterizados por la incertidumbre y el cambio, se hace imprescindible dotar a nuestras empresas de herramientas que las permitan avanzar en la consecución de sus objetivos. Una de esas herramientas es una adecuada gestión de los VALORES. Los valores que dirigirán la empresa y que serán asumidos y practicados por todos los miembros de una organización.

¿Qué son los valores? Son convicciones personales profundas que determinan en gran medida la manera de ser y por lo tanto, la conducta y las decisiones tanto en la vida personal como profesional. Los valores, llevados a una empresa, son la esencia de la organización, son una parte de la cultura organizacional que conforma la identidad de los trabajadores con su empresa.

Los valores son los pilares de la empresa, y por tanto, no solo necesitan ser definidos, tienen que estar vivos y en continuo desarrollo. Es decir, hay que demostrar que los tenemos. La propia empresa es la responsable de mantenerlos, promoverlos y divulgarlos día a día. De esta manera, los trabajadores tendrán una mejor oportunidad de saber sus significados y ponerlos en práctica en su actividad laboral.

Los valores representan el ‘cómo’ hacemos las cosas. Por eso mismo, no sólo tiene que encontrarse en la actitud de los miembros, sino en todo donde intervenga la empresa: los productos, la comunicación, la responsabilidad social, etc. Todo ello, ayudará a tener una cultura corporativa clara y bien establecida, ayudando al buen funcionamiento de la organización.

El desafío de nuestras organizaciones es comprender que cuando nos referimos a valores, tiene mucha más importancia la manera como actuamos que lo que pensamos y decimos. Pero para que los valores tengan sentido en los equipos humanos, es indispensable que sus miembros compartan el significado explícito de los valores propuestos.

Un empleado que no comparte los valores de su empresa, difícilmente trabajará a gusto y, por tanto, no rendirá lo ideal, que no ya lo suficiente, porque esto último puede hacerlo siendo simplemente alguien capaz para el puesto. He ahí la cuestión: ¿hasta qué punto es bueno contratar a alguien muy bueno pero muy diferente?

Para desarrollar su talento de una forma plena los empleados necesitan estar a gusto, compartir los valores de la empresa y querer avanzar en sintonía con ellos, sino, cumplirán con su trabajo pero no irán más allá. Si los principios de una parte concuerdan con los de la otra, se originará un clima de autonomía al sentirse que no se están implantando reglas absurdas y se está haciendo lo que se considera es correcto. Con esto se construye un ambiente de convivencia apto para continuar desarrollando de la mejor manera todas las actividades necesarias para el buen funcionamiento de la compañía.

Empresa y trabajador. Los 2 deben comprometerse a siempre dar lo mejor de ellos mismos y tratar de cometer la menor cantidad de errores

Crees que los valores tienen realmente tanta importancia? ¿Crees que hay otros aspectos más relevantes? Cuéntanos tu opinión y experiencia al respecto.





2017 21 ago
Empresa / Artículos / Desconecta en vacaciones para aumentar tu creatividad y tener grandes ideas a la vuelta Editor: CREARMAS E+G

Cuando asoma el verano, no hay nada que apetezca más que coger esas ansiadas vacaciones que tanto se necesitan. Sin embargo, cuando al fin llegan parece que, en ocasiones, no somos del todo capaces de desconectar del trabajo y, de algún modo, seguimos a cuestas con el móvil, la tableta, los correos electrónicos... Las vacaciones no son un capricho, sino una necesidad para nuestra salud física y mental, un imprescindible en estos tiempos de prisas.

No debemos olvidar que la función de las vacaciones no es sólo la de descansar, sino la de recargar pilas para volver al trabajo y a la rutina con mejores energías. Es el momento de parar y hacer una pausa: desconectar, descansar. Dejar todo cerrado para poder disfrutar con la familia, pero ante todo disfrutar uno mismo y así poder rendir mejor a la vuelta.

Durante el verano uno tiene más tiempo de hacer lo que realmente le apetece, incluido no hacer nada; hay más horas de luz, se está más relajado, baja el nivel de estrés, y esto propicia que estemos de mejor humor, que seamos más positivos.

Tal y como demuestran las investigaciones más actuales, cuando nos encontramos en una situación de atención plena (mindfulness) pensamos con más claridad, lo cual hace que tomemos mejores decisiones con facilidad. Ya sabemos que nuestro cerebro, cuando no esta concentrado en ninguna tarea concreta, divaga. Si se aprovecha bien ese momento, puede ser muy bueno para la creatividad, y desde ese estado relajado podemos ver con mayor lucidez posibilidades de cambiar ciertos hábitos cotidianos, que no sería posible en el estresante día a día.

Mucha gente se siente incómoda o culpable por estar unas semanas sin trabajar, sin “producir”; les parece que no hacen nada. Pero es absolutamente necesario un paréntesis de descanso para el bienestar emocional, pues, al igual que sucede con una breve siesta reparadora, aumenta la creatividad y la flexibilidad mental. Por el contrario, la falta de ese alivio provoca irritabilidad y altibajos emocionales que pueden desencadenar en un desbordamiento de ansiedad.

Alejarse de la rutina, aunque sea por pocos días, produce unos efectos insospechados. Es como una renovación de nuestro disco duro interno: todo adquiere un cariz diferente, los asuntos toman otro cariz y de repente encontramos salida a aquello que nos tenía colapsados. Las vacaciones sirven para descansar, sí, pero sobre todo para evitar acabar agotado. Necesitamos como seres humanos tomar cierta distancia y despejarnos. Mejorarán nuestros niveles de concentración, aumentará la creatividad e incluso la capacidad de comprensión.

Así que, si todavía no has tenido ese tiempo indespensable para ti aprovecha los últimos días del mes de Agosto o los primeros de Septiembre. No hay mejor placer que no hacer nada cuando ves las colas de regreso de todas aquellos que han puesto el cartel de "the end" a su período estival. 

Haz caso a los estudios que defienden la necesidad de las vacaciones…

  • para mejorar la salud,
  • para ser más creativ@s
  • para ser más productiv@s ,
  • y para ser más felices.

FELICES VACACIONES  cool





2017 05 ago
Empresa / Artículos / Opinión o Desarrollo Directivo Como mejorar la productividad en uno mismo Editor: CREARMAS E+G

Para mejorar tu productividad debes comenzar por lo fundamental: TÚ MISMO

No, no es sólo una frase cliché.

Si lo que deseas es realmente aumentar tu productividad debes enfocarte en hacer las actividades que son importantes y que traen resultados, y dejar de hacer las que no. Y verás que para aumentar tu rendimiento en el trabajo, lo fundamental eres tú.

Tomando una definición de “productividad” de Wikipedia diremos que es “la relación entre los resultados y el tiempo utilizado para obtenerlos: cuanto menor sea el tiempo que lleve obtener el resultado deseado, más productivo es el sistema”.

Ahora sabes que no se trata de cuántas actividades hagas, cuántas horas dediques a trabajar. Ser productivo en el trabajo no es cuestión de trabajar mucho, sino de trabajar eficazmente. Se trata de prepararnos, utilizar correctamente nuestros recursos y resolver tareas adecuadamente; es una cuestión de actitud. 

Lograrlo implica poner el énfasis en una serie de factores, como una inteligente programación del trabajo para lograr su eficacia, controles sobre mis descansos, estudio del rendimiento obtenido en función del trabajo realizado o, por ejemplo, la identificación de los principales puntos de pérdida de tiempo.

La planificación de las tareas: clave del éxito.

Planificar y administrar efectivamente el tiempo implica establecer claramente los objetivos diarios en cada renglón, que deberán ser realizables, específicos, medibles en el tiempo y orientados a la acción.

En nuestra rutina diaria, dedicamos tiempo para levantarnos, vestirnos, desayunar, asistir a los niños al colegio, transportarnos al lugar de trabajo y otras actividades que pueden retrasarnos en el día a día, si no planificamos con antelación.

En el trabajo, establecer procedimientos y tiempo para establecer claramente que tareas y funciones ejecutar cada día en nuestra realidad laboral.

Enfócate en lo importante.

Al establecer prioridades en las tareas, hay que ser específico y evaluar tiempo de ejecución, pasos para su logro, tiempo de entrega y señalar su importancia, si es primaria o secundaria y sobretodo, dejar un margen para lo inesperado, asegurando el cumplimiento de su plazo de entrega.

Es recomendable listar las prioridades de acuerdo a su orden de importancia, enfocarnos en los trabajos más difíciles y que requieren mucha concentración y conocimiento en los momentos en que los niveles de energía y atención son altos en horas de mayor rendimiento. 

Acostúmbrate a centrarte en una sola cosa y tu rendimiento aumentará de manera exponencial. Durante el periodo de tiempo que hayas decidido dedicarte a algo concreto, aumenta tu enfoque no permitiendo distracciones ni externas como el teléfono, los emails, visitas... ni internas como pensamientos, emociones, recordar la lista de la compra, etc.

Establece Metas claras

No hay posibilidad de un buen desarrollo personal o profesional si no nos marcamos una meta. Nuestra meta deberá ser específica y realista. Cuanto más específica sea, muchas más probabilidades tienes de alcanzarla. No es suficiente pensar en "quiero tener éxito", sino que, por ejemplo, podrías decir "quiero llegar a tener un puesto de dirección dentro de mi sector, con un buen sueldo y en un plazo máximo de 5 años".

La motivación es el verdadero motor que nos mueve, y si no conocemos nuestra meta en cada área de nuestra vida, la motivación no durará mucho. Eso es lo que hace que dejemos las cosas a medias y abandonemos tantos proyectos. Además de averiguar cual es tu meta y hacerla muy específica, busca tu porqué y tu para qué.

Planificación, enfoque y tener clara tu meta son las tres claves para tener mayor rendimiento y mejores resultados, tanto en tu vida personal como en la profesional. Recuerda también vivir aquí y ahora, cuidar tu sistema nervioso para reducir el estrés, evitar distracciones tanto externas como internas, y mantener una buena motivación.

"El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización". Victor Hugo

 





2017 06 jul
Empresa / Artículos / ¿Oportunidades o problemas? La motivación y la actitud modifican la visión Editor: CREARMAS E+G

Actitud es lo que te abre o te cierra puertas. Aprender a reconocer tus actitudes frente a la vida es el primer paso hacia el éxito. Tu actitud es tu carta de presentación. ¿Como te estás presentando frente a la vida?

Nos podemos presentar anclados en el victimismo o, por el contrario, entrenando el músculo de la responsabilidad. Esta simple dicotomía basta para comprobar de que forma enfocamos las circunstancias que nos rodean: como "problemas" o como "oportunidades". El hecho de que percibamos la realidad de una u otra forma resulta determinante para comprender por qué nuestras vidas son como son, y por qué a nivel emocional y empresarial estamos obteniendo unos determinados resultados.

Porque va a ser mi actitud la que determina si la situación que vino a mi la voy a tomar como un problema o la voy a ver como la oportunidad de resolver y mejorar algo o a alguien.

Nos guste o no, se aprende a través de los problemas. Y es que los obstáculos actúan como motores ruidosos que te impulsan a cambiar y adaptarte. Los procesos de cambio y adaptación generalmente duelen y crean conflicto, pero abren la puerta a nuevas experiencias, a nuevos retos, al crecimiento personal.

Las ganas y motivación de superar nuestras adversidades hace de nosotros personas más confiadas, más fuertes, personas con mayor positivismo y con una mayor actitud de superación, siempre proactivos, mirando al futuro pero disfrutando del presente. Siempre que superamos obstáculos salimos reforzados y mejor preparados para afrontar nuevos retos y nuevas oportunidades. Hay que seguir perseverando y luchando por nuestras metas y objetivos, ser muy constates y mantener siempre una actidud de "tirar hacia adelante".

Hemos de tener siempre una mentalidad abierta a los nuevos cambios, entender que la mayoría de las nuevas oportunidades están precedidas de situaciones adversas. Hemos de aprovechar un mal momento para convertirlo en un buen momento.

No puedo resitir terminar hoy el artículo dejando estas citas que resumen en una frase todo lo expuesto en los pàrrafos anteriores:

  • “La manera en la que vemos un problema es el verdadero problema”. Stephen Covey.
  • “En medio de cualquier dificultad, está la oportunidad”. Albert Eistein.
  • “Cuanto mayor sea el obstáculo, mayor será la gloria al superarlo”. Molière.
  • “No hay viento favorable para el que no sabe dónde va”. Séneca.
  • "Si del cielo llueven limones aprende a hacer limonada". Cita Popular




2017 06 jun
Empresa / Artículos / Opinión o Desarrollo Directivo Start up, una nueva forma de emprender Editor: CREARMAS E+G

En el ámbito empresarial el término Startup ya es conocido desde hace algunos años para referirse a una nueva idea de negocio, sin embargo, es ahora cuando esta expresión está llegando a la calle para pasar a ser socialmente conocida. A muchos os sonará esta palabra, la habréis escuchado en alguna ocasión e incluso puede que la hayáis  utilizado aún sin tener demasiado claro de qué se trata.

Una startup, al menos de forma abreviada, no es otra cosa que una nueva forma de emprender y que, generalmente, se basan en la innovación y la tecnología, es decir, se considera startup a las empresas de nueva creación que desarrollan su actividad sobre una base tecnológica y que tengan importantes expectativas de crecimiento o desarrollo.

En definitiva, estamos hablando de una organización humana con gran capacidad de cambio, que desarrolla productos o servicios, de gran innovación, altamente deseados o requeridos por el mercado, donde su diseño y comercialización están orientados completamente al cliente. Esta estructura suele operar con costos mínimos, pero obtiene ganancias que crecen exponencialmente, mantiene una comunicación continua y abierta con los clientes, y se orienta a la masificación de las ventas.

Para la startup resulta fundamental labrarse una buena imagen y maximizar el trato con el cliente, puesto que en sus primeros compases no son compañías conocidas ni tienen el potencial para lanzar grandes campañas de marketing con las que conseguir clientes en masa y fidelizarlos. Por esto mismo, estos negocios de reciente creación utilizan Internet como una de sus principales herramientas para darse a conocer y, en muchas ocasiones, también para vender el producto, siempre pensando por y para el cliente final.

Vamos a enumerar las características principales de este modelo de negocio en auge: 

  • La metodología ágil es muy útil para las startups, permite mantener la compañía a flote a medida que crece, y su estructura es ideal para ejecutar esta forma de llevar a cabo proyectos y gestiones.
  • Las startups con mentalidad abierta tienen mejores habilidades para disminuir los efectos de fuerzas externas, además de sacar mayor beneficio a las puertas que van abriendo.
  • Siempre van evolucionando por la necesidad y la industria, según las necesidades que vayan surgiendo. No se mantienen estancadas.
  • La atmósfera es perfecta para comunicar, el equipo trabaja de forma cercana, compartiendo sus puntos de vista para obtener el mayor éxito posible.
  • La transparencia es uno de los pilares fundamentales del marketing ágil, siendo la naturaleza de la Startup..

Así que no esperes más, si ya sabes qué debes hacer sólo te faltaría tomar un papel y lápiz y comenzar a desarrollar tu emprendimiento exitosamente si necesidad de tener un gran capital o contar con un recurso humano extenso, recuerda que la gestión de proyectos es un proceso progresivo, constante y de suma atención.




Buscador Textual

Buscar en conocimiento:
Buscar

Suscripción

Recibe en tu mail todas las actualizacions de artículos Introduce aquí tu e-mail: Suscríbete
El Decálogo CREARMAS, el vademecum de la creación de valor personal y profesional