2013 21 nov
Empresa / Artículos / Opinión o Desarrollo Directivo La dificultad de emprender Editor: CREARMAS E+G
 

En los últimos meses hemos dedicado algunos artículos de nuestra sección de empresa a todas aquellas personas que han decidido emprender para afrontar las adversidades que presenta la sociedad actualmente. En estos artículos hemos hablado de ellos y de la valentía y el coraje que representa emprender como única vía de encontrar trabajo, el que se proporcionen ellos mismos. También hemos hablado del retail, pues puede ser el camino más fácil para emprender pero de lo que aún no habíamos hablado eran de las dificultades de emprender, pues, en la mayoría de los casos, no es un camino de rosas y menos en la situación actual.

Hoy en día, la Ley de Apoyo a los Emprendedores y su Internalización es floja. Esta ley tiene su apoyo y su causa en la grave crisis económica que viene sufriendo España desde el año 2008. Desde esta fecha se han destruido en España 1,9 millones de empresas, lo cual, ha provocado un ascenso del paro que no es comparable con los demás países de la Unión Europea, ya que sus consecuencias han sido menos dramáticas. La Ley de Apoyo a los Emprendedores  y su Internalización tendría que servir para paliar y revertir esta situación, contando con una serie de novedades para el empresario que le facilitaran el inicio, el ejercicio y cese de su actividad con la finalidad de que perdiera el miedo al emprendimiento de nuevas actividades empresariales.  Pero lejos de la realidad, esta Ley parece querer ayudar pero se queda en el intento.


Otra dificultad que encontramos es que ahora mismo el sistema es un tanto pasivo y de esta forma no podremos crear mucha riqueza. En los últimos años, como hemos dicho, son muchas personas las que no tenían en mente emprender, y lo han tenido que hacer forzados por la situación económica en la que se han visto envueltos. Muchos de ellos, puede que tuvieran nociones de empresa pero la gran mayoría se ha tenido que espabilar sobre la marcha. Algunos de ellos han conseguido encontrar trabajo gracias a la autonomía pero son pocos los que han podido ofrecer puestos de trabajo en su empresa, pues si ya es difícil emprender, aún lo es más crecer como negocio y más en los tiempos que corren. Es por ello que últimamente la reputación de los emprendedores está descendiendo, pues desde siempre el emprendimiento, ha sido un sistema hecho para dar faena y no para emprender uno mismo.

Todas estas dificultades para emprender están repercutiendo gravemente en nuestro sistema económico, pues los buenos emprendedores del país, acaban por irse o por emprender en otros países y eso conlleva que la riqueza que tendríamos que tener aquí emigre a otro país y eso es algo que no podemos permitirnos. Así que tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para generar riqueza en nuestro país pero sobretodo quien tiene el poder y la potestad para generar cambios hacia esta meta, son las leyes y por lo que vemos de momento no parecen querer hacer muchos cambios. ¿Hasta cuándo tendremos que esperar?

 

  



 




Buscador Textual

Buscar en conocimiento:
Buscar

Suscripción

Recibe en tu mail todas las actualizacions de artículos Introduce aquí tu e-mail: Suscríbete
El Decálogo CREARMAS, el vademecum de la creación de valor personal y profesional