2017 21 ago
Empresa / Artículos / Desconecta en vacaciones para aumentar tu creatividad y tener grandes ideas a la vuelta Editor: CREARMAS E+G

Cuando asoma el verano, no hay nada que apetezca más que coger esas ansiadas vacaciones que tanto se necesitan. Sin embargo, cuando al fin llegan parece que, en ocasiones, no somos del todo capaces de desconectar del trabajo y, de algún modo, seguimos a cuestas con el móvil, la tableta, los correos electrónicos... Las vacaciones no son un capricho, sino una necesidad para nuestra salud física y mental, un imprescindible en estos tiempos de prisas.

No debemos olvidar que la función de las vacaciones no es sólo la de descansar, sino la de recargar pilas para volver al trabajo y a la rutina con mejores energías. Es el momento de parar y hacer una pausa: desconectar, descansar. Dejar todo cerrado para poder disfrutar con la familia, pero ante todo disfrutar uno mismo y así poder rendir mejor a la vuelta.

Durante el verano uno tiene más tiempo de hacer lo que realmente le apetece, incluido no hacer nada; hay más horas de luz, se está más relajado, baja el nivel de estrés, y esto propicia que estemos de mejor humor, que seamos más positivos.

Tal y como demuestran las investigaciones más actuales, cuando nos encontramos en una situación de atención plena (mindfulness) pensamos con más claridad, lo cual hace que tomemos mejores decisiones con facilidad. Ya sabemos que nuestro cerebro, cuando no esta concentrado en ninguna tarea concreta, divaga. Si se aprovecha bien ese momento, puede ser muy bueno para la creatividad, y desde ese estado relajado podemos ver con mayor lucidez posibilidades de cambiar ciertos hábitos cotidianos, que no sería posible en el estresante día a día.

Mucha gente se siente incómoda o culpable por estar unas semanas sin trabajar, sin “producir”; les parece que no hacen nada. Pero es absolutamente necesario un paréntesis de descanso para el bienestar emocional, pues, al igual que sucede con una breve siesta reparadora, aumenta la creatividad y la flexibilidad mental. Por el contrario, la falta de ese alivio provoca irritabilidad y altibajos emocionales que pueden desencadenar en un desbordamiento de ansiedad.

Alejarse de la rutina, aunque sea por pocos días, produce unos efectos insospechados. Es como una renovación de nuestro disco duro interno: todo adquiere un cariz diferente, los asuntos toman otro cariz y de repente encontramos salida a aquello que nos tenía colapsados. Las vacaciones sirven para descansar, sí, pero sobre todo para evitar acabar agotado. Necesitamos como seres humanos tomar cierta distancia y despejarnos. Mejorarán nuestros niveles de concentración, aumentará la creatividad e incluso la capacidad de comprensión.

Así que, si todavía no has tenido ese tiempo indespensable para ti aprovecha los últimos días del mes de Agosto o los primeros de Septiembre. No hay mejor placer que no hacer nada cuando ves las colas de regreso de todas aquellos que han puesto el cartel de "the end" a su período estival. 

Haz caso a los estudios que defienden la necesidad de las vacaciones…

  • para mejorar la salud,
  • para ser más creativ@s
  • para ser más productiv@s ,
  • y para ser más felices.

FELICES VACACIONES  cool




Buscador Textual

Buscar en conocimiento:
Buscar
El Decálogo CREARMAS, el vademecum de la creación de valor personal y profesional